La importancia del fondo en la fotografía.

Cada elemento que deseamos incluir dentro de una fotografía juega un papel importante en la imagen final, todo suma o resta dentro de la construcción de la imagen. El cuidar esos detalles es una de las claves más importantes dentro de la composición y también una de las tareas más complejas cuando iniciamos en el mundo de la fotografía.

El fondo en mi fotografía puede cobrar tanta importancia como el primer plano. Es importante prestarle atención al momento de disparar. Un fondo complejo, un fondo confuso, un fondo que llama demasiado la atención va a robar protagonismo a mi motivo principal, podemos echar mano de varios recursos básicos como la profundidad de campo o la iluminación, ya que siempre vamos a prestar atención a la parte más nítida e iluminada de la fotografía.

En muchas ocaciones movernos ligeramente va a permitirnos tener un fondo mucho más limpio para que de fuerza y resalte el elemento más importante de mi fotografía, y en otras ocaciones si el momento nos lo permite podremos cambiar de lugar a nuestro personaje o modificar el fondo.

Les comparto un ejemplo de mi ultima sesión macro.

Ésta es de las fotografías finales de mi serie. Una pequeña oruga monarca se encontraba en mi casa en una de las plantas que adornan el patio. Para iluminarla utilicé 2 speedlight, mi luz principal viene de arriba con un pequeños softbox de 20cm y otro flash desnudo de la parte de abajo para rellenar las sombras. En la serie final acercamos unas flores rojas que se encontraba en el patio para darle un poco de fuerza al fondo, que nos diera mayor contraste y vida a la oruga, buscábamos algo que nos ayudara a destacarla.

Así se veía el fondo original de la planta, a pesar de que la pared era roja la separación de la misma con el flash no alcanzaba a iluminarlo del todo, que si bien no es un mal fondo y al estar ligeramente subexpuesto le daba profundidad a la fotografía, pero no me terminaban de convencer las ramas verdes de la misma planta, entonces comenzamos a generar alternativas.

Una de las primeras variables era una flor blanca que era parte del patio, la idea no parecía mala, un fondo blanco o grisáceo o blanco dependiendo de la separación con el flash, daba buen contraste, cierta limpieza que me gustaba. El problema era el elemento central de la planta que a primera vista compite con la oruga, ya que comparten cierta similitud por su forma, puede generar confusión en una primera lectura ya que probablemente el espectador trata en primera instancia de definir la forma del fondo y en esos segundos considero que le va a restar algo a la lectura de la imagen. La idea es destacar la oruga, no pretendía que la gente le diera más importancia al fondo.

El fondo final con que nos quedamos fueron las flores rojas, que da mucho contraste. El rojo es un fuerte elemento compositivo que llama mucho, mucho la atención por su intensidad. Jala miradas, denota vida, fuerza, fuego, sangre. Puede incluso convertirse en protagonista de cualquier fotografía, independientemente del elemento que lo conforme.

Parece ser un acierto en la serie final, una imagen más encendida y con fuerte contraste con la oruga. Faltaba un elemento que me hacía ruido. Una pequeña hoja casi en la cabeza de la oruga robando cámara, la decidimos quitar así la fotografía tendría a la oruga y un fondo encendido y una pequeña rama que le diera soporte.

Espero que les agrade la serie y la entrada en el blog. Te invito a compartir tus opiniones y tus fotografías para poder seguir enriqueciendo el tema del fondo en la fotografía.

Gracias por leerme.


Universo macro

Dejarse sorprender por el mundo, es una de las claves  para mi serie macro. Si no encendemos los sentidos y nos fijamos en los pequeños y maravillosos detalles del mundo, nos estaremos perdiendo de toda la belleza que nos rodea.

Pero muchas veces nuestros ojos y sentidos no son suficientes, tenemos que echar mano de la gente que nos acompaña. Las fotografías del día de hoy se las debo a Isa y Monse, que encontraron éste pequeños espacio lleno de nuestros modelos, a unos cuantos metros de Canon Academy.

Se veían emocionadas en el momento que me platicaron lo que habían encontrado y sabían que me contagiarían esa emoción. Un 5DMark IV, un Speedlight y el insuperable 100mm macro de la serie L fueron, junto con ellas, los cómplices para lograr ésta serie.

Gracias chicas por su visión, les dejo una parte de lo que captó mi cámara. Gracias por visitar éste espacio.

ver


Cuando las fotografías te encuentran.

Hay que estar preparados para poder realizar una fotografía. Tanto tener el equipo y la habilidad necesaria para lograrla y sobre todo saber reconocer el momento o la situación, no siempre estamos buscando fotografías, muchas veces ellas nos encuentran y hay que aprovechar esas oportunidades.

Mis dos hermosas modelos del día de hoy llegaron hacia mi, fueron pacientes y muy sutiles para poder llegar a ésta pequeña serie de fotografías. Una sesión exprés que no estaba planeada pero que me dejó unas imágenes que me encantaron. Y le digo exprés en todos los sentidos, me voy a tardar más en escribir y publicar ésta entrada en el blog que el tiempo dedicado a la sesión, revelado y publicación en Facebook e Instagram.

Me encantan esas fotografías que no planeas y te sorprenden, esas que te sacan de tu rutina visual y de lo que normalmente haces. Y sobre todo te enseñan que el mundo es mucho más grande y bello de lo que creemos o que incluso nos permitimos ver. Una de las catarinas de la serie de hoy se sumó a nosotros mientras desayunaba con mi familia, se quedó dando vueltas en una bolsa que tenía mi esposa, nos acompaño por más de 40 minutos en lo que regresábamos a casa. Y una vez instalados en nuestro hogar decidimos sacar un flash, un radio y una óptica 100 mm macro y aquí el resultado.

Nuestra segunda modelo llego a la mano de mi esposa, mientras acomodaba algo en el patio de la casa. En el mismo día y con el mismo equipo realizamos la sesión. Son de esas fotografías que si las planeas no salen y no disfrutas igual, hay que dejar que el mundo nos descubra de vez en cuando y dejar que nos sorprenda. ¿Cuándo fue la última vez que te dejaste sorprender por el mundo y le hiciste una fotografía?